• Diego Asencio

COLUMNA | Polícia, Redes Sociales y más...

Por: Daniel Molina


La última semana de año 2020.


No cabe duda que el papel que ha jugado internet en este año 2020, frente a la pandemia ha sido clave para la “nueva normalidad”. Las llamadas “generaciones puente”, aquellas que tuvieron que transitar entre los medios de comunicación tradicional, a la digitalización podrán tener un punto de vista más amplio de lo que sucedido este año. Sin embargo, las nuevas generaciones, aquellas que ven su conectividad como una cotidianidad, parecen no darse cuenta de la magnitud de esta revolución que se dio este año.


En la educación, se tuvo la necesidad de crear aulas virtuales e implementar de forma inmediata la digitalización de la enseñanza. Reto para los alumnos, pero para los maestros aún más y, no se diga para los padres de familia, quienes deben cubrir una nueva necesidad económica, para no detener la educación de sus hijos. Ahora, hubo que pensar no en una computadora para la casa, sino en dos o tres según la cantidad de hijos que se tienen. Los maestros, a entender aquellos alumnos que no cuentan con los recursos y, como siempre, se vuelven facilitadores, más que educadores para sacar adelante a sus alumnos.


La realidad de la mayoría de los alumnos, maestros y padres de familia, es la distancia digital que existe en nuestro país. Según resultados de la OCDE, el acceso a la banda ancha en nuestro país está en niveles muy bajos. Así, que estas nuevas generaciones se adaptaron y, es con lo que cuenta nuestro país.


Hablando de la salud en tiempos de pandemia y la digitalización, es evidente que la tele medicina, se volvió cotidianidad. Este concepto, se maneja desde principios de este milenio y hoy se aceleró, mostrando que la tecnología ha sido más rápida que la legalidad. Diversas empresas, incluyendo el sector público dan este servicio de telemedicina o comúnmente llamado video consultas médicas. Sin embargo, existen todavía reglas necesarias para llevar a cabo con más eficiencia la atención a distancia. Por mencionar un punto de los más importantes; es la receta médica digital sobre todo en prescripción de medicamentos controlados.


Ahora las contiendas electorales en nuestro país, ya se hicieron presentes precisamente al finalizar este año pandémico.


Por otro lado, cerramos el año con políticos inquietos por ser candidatos o buscar una reelección; pero ahora se ven obligados a utilizar internet en gran parte de sus campañas, para llegar a esos votos jóvenes consumidores de la red digital.


Las reglas por parte del INE, con poca experiencia en el tema no son tan claras. Pero podemos mencionar que las “fakes news”, que llevan a la desinformación, los presupuestos y limites de gasto en campaña y, así como los famosos “bots”, aquellos usuarios que nadie conoce; todos en conjunto crean tendencia en redes sociales.


Así es como terminamos el año 2020 e iniciaremos el 2021, con la esperanza de la vacuna.

Entradas Recientes